141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

Claves para armar un discurso político y no morir en el intento

Para poder hacer llegar a la audiencia nuestro mensaje es necesario tener claridad de pensamiento y ser efectivo en la ejecución de las ideas, es decir, lograr que el mensaje no solo le llegue al interlocutor sino que sea entendible, claro, coherente y conciso. Muchas veces nos vemos inmersos en una maraña de palabrerío sin sentido, nos enroscamos en una sola idea y no ampliamos ni agregamos información relevante. Por ello aquí les dejo algunas claves o tips bastante concretos para poder diagramar un discurso utilizando algunos recursos estilísticos que mejorarán su mensaje notablemente.

discurso

1- El primer tip es ser claros y concisos:
Mientras mayor claridad en el mensaje más fácil de interpretar, se sugiere empezar por una tésis para poder desarrollar ese punto a lo largo del discurso agregando más información, la otra parte del tip es ser concisos, ¿Qué significa esto? No redundar sobre el tema a tratar de manera que el lector u oyente pierda el interés y deje de prestar atención. Cuando se redunda demasiado sobre algo corremos el riesgo de parecer legos y eso desmotiva a quien nos está escuchando.

2- El segundo tip consiste en ser coherentes:
Debemos tratar de seguir una secuencia lógica en el desarrollo del tema, ser ordenados y mantener el interés del interlocutor mediante la fluidez de nuestras palabras. De nada sirve ser muy buenos escritores sino podemos hacernos comprender con los demás. Además de lograr un cierto orden en el discurso debemos evitar introducir anécdotas que no vienen al caso o citar autores , utilizar citas innecesarias o metáforas difíciles de interpretar que pueden llegar a confundir más que esclarecer nuestro punto.

3- El tercer recurso, la repetición:
Resulta un poco complejo de utilizar ya que puede que ocasione que el lector encuentre que la lectura no fluye ni aporta nada distinto si se abusa de este recurso estilístico. Debemos usar la repetición a modo de estrategia para reforzar nuestro punto de vista sobre el tema y para asegurarnos que el lector u oyente no tenga dudas de cuál es nuestra postura ideológica y que mensaje queremos que le quede. Si sobre utlizamos este recurso podremos parecer aburridos y faltos de inventiva para explicarnos.

Con estos tres simples consejos podemos asegurarnos que nuestro mensaje será entendido fácilmente, que nuestras ideas resultarán claras y concretas y que escucharnos o leernos será un placer para el interlocutor.

Entradas Relacionadas