141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

Como ganar votos (1° Parte)

¿Cómo se gana una campaña electoral?

Introducción

La actividad política nació como una necesidad vital y con ella nacieron los políticos. Gracias a esta la humanidad encontró los mecanismos de resolución no violenta de los conflictos. Revirando a Clausewits podemos decir que la política es la continuación (superación) de la guerra por otros medios. Es sin dudas el recurso de los débiles antes los fuertes y el triunfo de la razón sobre el abuso y la arbitrariedad.

En ese ámbito es que desarrollan su actividad los políticos y cabe decirse que a pesar de ser personas esenciales sin los cuáles la sociedad no podría sobrevivir, estos son vistos negativamente.

Consideremos algunos aspectos relativos a los políticos:

  • Se trata de  personas comunes (padres, esposos, hermanos, hijos, amigos y conocidos de alguien).
  • Son el reflejo fiel de la sociedad que los vio surgir y por ello contienen, representan y reproducen lo bueno y lo malo de su contexto.
  • Las gratificaciones que reciben son pocas y desproporcionadas respecto a las desdichas que sufren.
  • Reciben los peores ataques de la sociedad y son mal vistos por esta.
  • Suelen tener breves períodos de gloria.

Generalmente el imaginario popular les atribuye a todos una vida de placeres y francachela pero lo cierto es que de diez o veinte que logran disfrutar efímeramente del poder, cientos sufren del descrédito y condena de sus conciudadanos por lo que su realidad dista mucho de esa vida de alegrías y placer que se suele imaginar.

Cómo ganar una campaña electoral

Dentro de esta realidad es que nuestros políticos llevan a cabo su actividad preferida: ganar votos en las campañas electorales. ¿Y cómo lo logran? Para obtener el éxito en cualquier campaña electoral todo político debe tener en cuenta determinadas cuestiones. Estas son:

a)    Objetivos

Se debe saber de forma precisa cuáles son los objetivos de la campaña electoral y estos pueden ser:

1)    Ganar la elección.

2)    Posicionar al candidato político para una futura elección.

3)    Obtener un determinado número de votos o de representantes.

4)    Evitar que un candidato rival logre una cantidad x de votos.

Cualquiera sea el objetivo, tiene que ser definido de la forma más concreta posible en términos cuantitativos y cualitativos. Es necesario hacer un desagregado en un objetivo general y objetivos particulares y teniendo en cuenta las peculiaridades de la elección en cuestión.

b)    Límites

Se debe ser realista acerca del resultado esperado, optimizando el techo de votación y relativizar dentro de la más estricta objetividad, el piso. No se puede olvidar cuál es la máxima central de cada campaña política: esperar lo mejor y estar preparado para lo peor.

c)    Logística

Se trata de saber con certeza cuál es potencial probado con el que se cuenta de forma real y también considerar el potencial: es necesario hacer un inventario realista de las herramientas, insumos y recursos con los que se cuenta para hacer frente a la campaña electoral incluido el marketing político. La idea de este inventario es resolver la ecuación que surge del contraste de las necesidades y las existencias.

Lo cierto es que la consideración de estos puntos puede resultar difícil pero si se ignoran no habrá marketing político que pueda hacer ganar una campaña electoral. Y a pesar de las dificultades que todo político puede enfrentar queda claro lo que decía Aristóteles: “el ser humano es una animal político”, si le quitas lo político, sólo queda el animal.

Elaborado por Ricardo Paz Ballivián, Consultor Asociado del Centro Político.
Para mayor información visite: www.centropolitico.org

Entradas Relacionadas