141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

Comunicación: El don de hablar en lenguas en la política

Originalmente, la habilidad de hablar en lenguas estaba asociada a la teología cristiana. Se dice que este don permitía a las personas poder entenderse entre sí mismas en distintas lenguas y aún así poder comunicarse. En la actualidad, la definición de hablar en lenguas ha sido conceptualizada como la habilidad ‘polidialectal’ que un ser humano pueda poseer ¿Por qué ‘polidialectal’? Porque una persona que puede hablar en varias lenguas tiene la habilidad de flexibilizar su lenguaje y dominar varios tipos de habla para poder ser entendido y lograr una comunicación efectiva. No debe confundirse, lengua con idioma, ya que el concepto de hablar en lenguas está ligado a dialectos, en este caso. Y poder hablar para distintos dialectos es una herramienta muy útil en el ámbito político, ya que posibilita la comunicación entre el representante y sus distintas audiencias.
Las oratorias políticas actúan como importantes medios de información y comunicación. El éxito de estos depende de varios factores como la competencia lingüística, gestual, cultural, académica, etc. Hablar en lenguas es considerado, por un lado, como una característica positiva del político, aunque no todas las personas poseen este don. Uno de los ejemplos más ilustrativos son los exitosos discursos del actual mandatario y candidato para la re-elección a presidente 2012 de los Estados Unidos, Barack Obama. El presidente ha demostrado su habilidad lingüística a la hora de dirigirse a distintos públicos. Quizás por sus orígenes, nacido en el seno de una familia mixta, madre irlandesa y padre keniano, Obama aprendió como desenvolverse y desarrollarse en ambas culturas. Barack puede hablar como un letrado, utilizar el lenguaje de jerga o dirigirse a personas de distintas edades, razas y creencias ideológicas y resultar creíble en todos los casos.
Sin embargo, esta habilidad de hablar en lenguas podría llegar a tener su lado negativo. Este desdoblamiento lingüístico, en algunos casos, puede llegar a ser confundido con la sagacidad para engañar a las personas, pues este don exige, de algún modo u otro, alterar estructuras. De todas maneras, este atributo, analizado del lado objetivo, no tiene por qué ser un impedimento para la persona que tiene esta dote, por el contrario, es de gran ayuda, ya que hace más fácil el contacto con la audiencia y de ese modo, la sociedad puede verse reflejada en el futuro representante.
En pocas palabras, la teoría de llevar esta cualidad con uno mismo se refiere a la capacidad de poder tener varias voces a la misma vez y no dejar de lado la propia, lo cual explica que no es un acto de engaño, sino que es la destreza de poder comunicarse con distintas audiencias tomando un habla que quizás no es la propia, pero es la adecuado para la situación contextual.

Entradas Relacionadas