141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

La funcionalidad del voto electrónico

Los adelantos en la tecnología y en el área de la informática evolucionan constantemente, y es así que en al ámbito electoral están cumpliendo un rol importante no solo en la estrategia política sino también en el método de sufragio, como lo es la implementación del voto electrónico. El sufragio, que en su integridad es el acto de democracia más puro, debe garantizar libertad en cuanto a la decisión del votante, seguridad en sus resultados y lo más importante, tiene que otorgar privacidad a la hora de emitirlo. Es por ello, que la informatización electoral es una de las opciones que actualmente brindaría todas estas características, además de sistematizar y agilizar este proceso.

Tal como el voto manual, este recurso electrónico, tiene que poseer carácter ‘secreto’, debe ser personal e intransferible para impedir que haya duplicidad. Además, entre sus beneficios, ayuda a facilitar el conteo posterior y la publicación del resultado.

Ya en muchos países de Latinoamérica, el voto electrónico está en etapa de prueba como método experimental. La idea principal es que esta iniciativa se tome como tal ya que la finalidad de la misma es proveer mayor seguridad, privacidad, confianza, agilidad y dejar de lado ciertas ‘deficiencias’ y ‘debilidades’ que el voto clásico ha adquirido con el pasar de los años.

El proceso de este método comprende varios tipos de votación, no sólo para la emisión de votos, sino también para el conteo. Algunas técnicas para el voto electrónico pueden incluir tarjetas perforadas, sistemas de votación mediante escáneres ópticos y quioscos de votación especializados. También puede referirse a la transmisión de papeletas y votos por vía telefónica, redes de computación privadas o por el sistema más comúnmente conocido como la red de Internet.

Para la certeza del votante, se pueden utilizar ciertas tecnologías para ratificar que sus votos fueron emitidos de forma correcta y apropiada, teniendo en cuenta que existen medios para auditar las máquinas originales. Incluso para detectar el fraude o el mal funcionamiento que pueda surgir, se encuentran algunos sistemas que incluyen tecnologías tales como la criptografía, el papel, (conservado por el votante o sólo verificado), registros dobles o sistemas testimoniales (distintos del papel) y verificación auditiva.

No olvidemos que el sufragio es la herramienta principal y de mayor consideración cuando a los ciudadanos nos llega la hora de decidir quién nos gobernará y representará  durante los años de mandato. Es de gran relevancia participar de este proceso, ya sea con el sistema manual o la modernización del escrutinio, para estar seguros que quién nos gobierne, lleve adelante el país de manera pertinente.

Entradas Relacionadas

Comments (1)

Tristemente, falta un detalle en tu exposición: Que la mayor parte de los expertos en seguridad informática coincidimos en que es fundamentalmente imposible que haya un voto electrónico que garantice secrecía y confiabilidad. Es por esto que los principales países que lo adoptaron desde un principio, en los años 80 y 90, lo han ido abandonando… Y tristemente, parece que en Latinoamérica estamos condenándonos una vez más a cambiar “oro por espejitos”, adquiriendo las soluciones que Holanda, Alemania, Irlanda y buena parte de Estados Unidos van descartando por inseguras.

Comments are closed.