141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

Etapas típicas de una Campaña Política

Todas las campañas electorales tienen ciertas etapas características que incluyen determinadas acciones de acuerdo a los resultados que se desean obtener en ese preciso momento. Indiferentemente de los candidatos y de las particularidades de la región, cada campaña electoral tiene que tener las siguientes fases:

1. Investigación, planeación y organización.

Es la etapa más importante. Es necesario tomarse el tiempo necesario para conocer todos los aspectos que llevarán a la realización de una campaña coherente, con una estrategia sólida y conectada con las necesidades de la gente. Esta etapa tiene que cumplirse antes del inicio de la campaña política.

2. Presentación del candidato

Con el objetivo de establecer una conexión afectiva con los electores es necesario resaltar diversos elementos característicos del candidato: familia (pasado y presente), trayectoria profesional y política, así como la afinidad con el partido. En el caso de que el candidato haya estado anteriormente en puestos políticos se puede usar otro modelo de presentación: anunciar los aciertos y cambios positivos durante su mandato con el objetivo de dar a entender que se puede volver a efectuar lo mismo si gana en la actualidad.

 En resumen, la presentación del candidato debe abarcar los siguientes objetivos:

  • Enfocarse en el nombre
  • Trayectoria
  • Propuestas
  • Partido

 Recordando siempre usar elementos que influyen en  el elector:

  • Candidatos
  • Campaña
  • Amigos
  • Familia
  • Medio de Comunicación
  • Gremios
  • Sindicatos

3. Difusión de las propuestas

La presentación de propuestas se debe realizar de acuerdo a la información de la segmentación de los electores. Deben abarcarse los temas que ha sido reconocidos en la Investigación y que han sido incluidos en las propuestas del Plan de Gobierno. Siempre deben realizarse propuestas alcanzables de acuerdo a lo que los electores creen que es posible para su ciudad, estado o país.

4. Atacar o defender (sólo si es necesario)

El ataque y la defensa son herramientas útiles siempre y cuando las acciones sumen o mantengan al candidato, su aprobación y nivel en la preferencia electoral. Una acción de ataque y defensa mal efectuada puede causar más daño al propio candidato que al adversario. El rol de un asesor en situaciones críticas es de buscar y analizar todos los elementos para orientar al equipo de campaña respecto a qué hacer, qué responder y qué no.

5. Pedir el voto

Para pedir el voto se deben sumar los elementos de la presentación del mensaje con la propuesta y enlazarlos con la emoción que será el mejor trasmisor del mensaje.

 

6. Día de las Elecciones

El día de las elecciones corresponde un trabajo principalmente del equipo electoral. Es un día para que el candidato vaya a votar y espere lo más tranquilo posible el desenvolvimiento de la jornada. No es un día para hacer campaña ni para ganar votos, es un día para garantizar que se concrete en votos la intención de quienes ya se han decidido por nuestra opción.

7. Dar las gracias (sin importar el resultado)

Es necesario agradecer a los electores luego de las elecciones sin importar el resultado. Es una muestra de humildad y cercanía con los mismos. Luego de finalizar una campaña se dan inicio a otras etapas políticas y sin importar el resultado agradecer el apoyo de los electores y el trabajo del equipo político garantiza un recuerdo positivo en sus memorias.

 

Artículo escrito por Carlos A. Escalante, Director General del Centro Interamericano de Gerencia Política.

 

[facebook]

Entradas Relacionadas