141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

Gerencia Politica: Open Government, una doctrina para todos

En algunas ocasiones, es importante saber si basta con solo participar del voto cada vez que hay elecciones locales o nacionales y que del resto de las obligaciones se encarguen los elegidos. Sin embargo, es imprescindible contar con la responsabilidad del ciudadano de participar en distintas gestiones públicas compartidas, es decir, el gobierno entendido como responsabilidad también adherida a los ciudadanos. En los últimos años se ha denominado a este fenómeno como ‘Open Government’ o ‘Gobierno abierto’. Las demandas de un gobierno abierto son consideradas como una garantía de legitimidad y cada vez son más los que respaldan a la colaboración ciudadana como garantía de eficacia.

Aunque se asocia el término de ‘Open Government’ con Barack Obama como su creador, el gobierno abierto hace su aparición en la década de los setenta, en el ámbito político británico con el propósito de hacer hincapié en los votantes a entrar al gobierno para llevar a cabo el sufragio. Luego, en el año 2009, el gobierno abierto tomo carta de naturaleza en Washington DC con su iniciativa APPSForDEmocracy, donde los ciudadanos tenían la posibilidad de concursar y proveer distintos proyectos para mejorar la gobernabilidad de cada sociedad. Por su parte, Barack Obama aplicó toda la teoría a la práctica y empleó este concepto sustentado en tres pilares básicos: la Transparencia, la Colaboración y la Participación, publicados en el Memorándum sobre Transparencia y Gobierno Abierto, que el presidente de los EEUU, promulgó el 21 de enero de 2009.

Sin embargo, no podemos hablar de gobierno abierto sin dejar de lado conceptos de gran relevancia como lo son los de ‘open data’ y ‘open action’. La noción de ‘open data’ está estrechamente asociada al acceso abierto, libre y gratuito a la información y a aquellos datos necesarios para la instrucción y competencia del ciudadano. Asimismo, la idea central de ‘open action’ se basa en la inclusión, participación y, por supuesto, la acción de la sociedad. La relación gobierno-sociedad toma cuerpo de institución para poder lograr resultados óptimos emergentes de la colaboración de los ciudadanos y el gobierno, centrado en obtener objetivos determinados con el convencimiento que los resultados alcanzados puedan ser fructíferos para las dos partes.

Un gobierno abierto permite a todas las personas accionar sobre los asuntos que competen a la sociedad entera y al gobierno sin importar el género, el status social, ni la ideología política. Todos los temas referidos al gobierno y a la administración pública deben ser abiertos con el fin de fomentar la transparencia, participar en las decisiones públicas y colaborar con diferentes ideas que nos conciernen en el día a día.

Entradas Relacionadas