Hillary Clinton: su historia y futuro político

Hillary Rodham Clinton hasta el momento ha conquistado un gran logro: ser la primera mujer nominada por uno de los dos grandes partidos estadounidenses, y posiblemente sea la primera mujer presidenta de dicho país aunque la contienda política puede continuar sorprendiéndonos.

Historia de Hillary Clinton

Antes de que terminará el periodo de su marido William Clinton (1993-2001), Hillary demuestra que quiere seguir en la esfera política y es por ello que lanzó su candidatura al Senado por Nueva York y se convierte en senadora.

A principios de 2007 ya comenzaban las especulaciones de los posibles candidatos presidenciales. Hillary Clinton, aspirante democráta, junto a Rudolph Giuliani, contendiente republicano, lideraban las preferencias de los ciudadanos. Una encuesta publicada entonces por The Washington Post, publicaba que la esposa del ex presidente Bill Clinton contaba con el 41 por ciento de los simpatizantes demócratas, mientras que Giuliani con el 34% de su partido.

Historia de Hillary Clinton

La contienda electoral entonces no parecía fácil, las principales preocupaciones de los norteamericanos eran la economía, el conflicto de Irak, el sistema de salud, los precios del petróleo e Irán. Clinton venía de una buena racha mediática en la que su papel como primera dama de Estados Unidos y su relación con la élite demócrata la colocaban en una posición privilegiada y ventajosa.

En principio todo favorecía a Clinton, quien tenía la firme visión de regresar el poder a una familia. Siendo una de las mujeres más destacadas en la política estadounidense en los primeros meses de las primarias el panorama parecía favorecerle. Después todo cambió.

Hoy compite nuevamente en una contienda presidencial, ya nominada por su partido demócrata, contra el magnate Donald Trump. Las encuestas electorales los colocan con similar porcentaje de preferencia entre los estadounidenses.

Clinton tiene una gran ventaja, tener como opositor a un hombre empresarial que, sin una orientación dentro de su discurso político, se ha ganado el rechazo de un porcentaje alto de los inmigrantes y la comunidad hispana que vive en Estados Unidos. Si bien es cierto que los estadounidenses tienden a apostarle a candidatos con menos veteranía. Aún hay tiempo para que el pódium del triunfo se mueva a cualquier lado.

¿Estas interesado en ahondar más en el ámbito democrático? Entra a nuestra página www.centropolitico.org y conoce nuestra rama educativa.

Entradas Relacionadas