141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

La Agenda del Candidato; Elemento Clave en la Campaña

La agenda de campaña planeada para favorecer el contacto de los ciudadanos con el candidato es un elemento indispensable en la campaña política.

marketing politico

Aunque desafortunadamente en algunos casos los actos públicos no son aprovechados al máximo y resultan tener un efecto contrario. Ello ocurre cuando el contacto del candidato con el público es con la multitud, no con el individuo; y por parte de los asistentes, generalmente casi nadie logra acercarse al candidato. La comunicación con el candidato por parte de los ciudadanos se reduce a aplaudir cada vez que se produce una pausa en el discurso del candidato, participar en las batallas de porras, silbar y hacer ruido al mismo tiempo que se agita la bandera con la insignia del candidato y de su partido.

Son pocos los candidatos políticos que aprovechan un elemento tan primordial de la campaña política, como es la agenda de campaña. Son los menos aquellos políticos que durante los actos proselitistas se acercan con el electorado y perciben las prioridades de los que le pueden elegir, se dan cuenta del nivel de aceptación o rechazo hacia su imagen, si se le ve como una persona que transmite esperanza o como un intruso.

Es claro que por mucho esfuerzo que haga un candidato, será imposible conocer a cada uno de los ciudadanos de su localidad, pero esta claro que le corresponde a él buscar a sus electores, porque con la imagen que la ciudadanía tiene de los políticos muy difícilmente irán a buscarle, a menos que sea para solicitarle un apoyo.

Aunque existen políticos que tienen una estrategia perfectamente adecuada para los actos proselitistas y comprenden el hecho de que un acercamiento más directo con el electorado dice mucho de él favorablemente, ya que refleja interés y agrado por sus simpatizantes. Además, el simple acto de que el ciudadano tenga un contacto físico con el candidato trae como resultado que éste se sienta importante y pieza clave en su campaña.

Un ejemplo de lo anterior es la estrategia proselitista de la campaña política de Enrique Peña Nieto durante su campaña a Gobernador del Estado de México del 2005, ya que realizó acciones innovadoras, diferentes y atractivas. Entre una de las acciones peculiares que llevó acabo fue “Casarse simbólicamente” al aceptar un anillo de oro que simbolizaba el compromiso de más de 10 mil mujeres con el proyecto de Peña.

Otra acción peculiar que realizó Peña fue que en la mayoría de sus actividades de la agenda de campaña tardaba más de una hora en subir al templete, no por retrasos, sino porque saludaba de mano uno a uno de los asistentes. A lo cual la gente reaccionaba positivamente, al grado de no importarles esperar parados más de una hora, ya que para ellos valía la pena esperar a que pasará por su lugar para tocarlo, saludarlo y besarlo.

Lo anterior sólo es posible si el equipo de campaña ha realizado una perfecta planeación de la agenda de campaña: controlando y calculando cualquier inconveniente. Para conocer más de ello y prepararte para llevar a cabo una campaña exitosa te invitamos a inscribirte a nuestro Diplomado Online de Marketing Político.

Entradas Relacionadas