141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

La imagen importa pero no lo es todo

El apoyo de los votantes es un claro indicio de que la campaña y su estrategia han sido llevadas a cabo de manera apropiada más allá de los resultados. La imagen es un factor preponderante para conseguir el sustento del electorado y crear ciertas diferencias en el éxito de una campaña.
Entonces, para generar poder es necesario desarrollar una imagen política efectiva, ya que el poder y la imagen pública son una dicotomía desde tiempos remotos. Como todo evoluciona, la imagen también lo hizo. Hoy en día y gracias al avance tecnológico y a distintos cambios sociopolíticos, la imagen de los representantes se tornó más cotidiana y humana. Ésta es un recurso, una herramienta, una forma eficaz de acceder al poder para poder ejercerlo y mantenerlo, se utiliza para ampliar las capacidades de competencia, posicionamiento, diferenciación y rentabilidad electoral.

A la hora de recibir votos, es muy importante saber que la imagen es una de las primeras características que sobresale, si bien está claro que esa imagen debe estar acompañada de lo que se dice y como se dice.

Lo primero que se nos viene a la mente cuando hablamos de imagen es el aspecto físico, el cual es un aspecto fundamental de la presencia del candidato. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la apariencia debe estar respaldada por una estrategia política correspondiente, por lo que es muy importante desarrollar una imagen verbal que pueda persuadir al publico y asi generar el poder esperado. La imagen pública se crea al combinar las imágenes subordinadas: física, verbal, profesional, visual, audiovisual y ambiental.

En el campo de la política, fundamental es la comunicación y la forma en la cual es dirigida. Por ello, la imagen verbal también es uno de los pilares de la imagen pública del candidato. Para desarrollarla de manera correcta, es necesario instruirse adecuadamente para poder adaptarlo al contexto situacional deseado. La imagen verbal puede adoptar varias formas, pero lo importante es que el mensaje sea sencillo y que a la vez, transmita conocimiento, experiencia e incluso una conexión entre ambas partes.
Para concluir, la imagen no es sólo la apariencia física del candidato, sino que también está conectada con el mensaje, la comunicación política. Ambos aspectos ayudan a que el candidato pueda llevar a cabo una campaña electoral eficaz: por un lado, la apariencia física, los gestos, los movimientos, la forma de expresarse frente a una audiencia; y por el otro, el contenido de dicha comunicación con el fin de lograr la apreciación del público.

Entradas Relacionadas

Comments (1)

Es una gran oportunidad de profundizar en los conceptos de comunicación política.

Comments are closed.