141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

La imposición en el “Agenda Setting”

Una buena parte de los procesos y estrategias de comunicación es el que se refiere a la configuración de la agenda, o en otras palabras a cómo algún actor se apodera de los temas de discusión del momento y con ello lograr un más amplia exposición de su persona y sobre todo de sus ideas ante el público.

Lo anterior amigo lector no es cosas sencilla, pues a diario estamos expuesto en los diversos medios de comunicación y, dentro de la información que manejan, podemos identificar a varios actores públicos que prácticamente tratan de acaparar la atención a través de declaraciones, reacciones, condenas, etc., todo con la finalidad de captar la atención en algún asunto y, por supuesto, además de dejar patente su posición pública tratar de ganar espacios en la mente del ciudadano-elector de manera paulatina.

Revise cuidadosamente y podrás hacer memoria de varios de estos temas a los cuales nos encontramos expuesto y juzgue si esos esfuerzos son exitosos o no.

Hay varias cosas atrás del manejo de la agenda que tienen que ser analizadas con todo cuidado antes de lanzar una andanada pública con esos fines, pues en caso de no contar con todos los elementos de control para ese ejercicio, si le va bien, seguramente pasará inadvertido y si le va mal, puede exponerse a un desgaste de consecuencias funestas para una figura pública.

Con base en lo anterior, le presento algunos elementos a considerar si alguna vez piensa en aventurarse a manejar o mejor dicho, a imponer la agenda:

a)          No hay lugar para ocurrencias, esto se trata de movimiento calculados;

b)         Los temas deben ser los suficientemente atractivos a la opinión pública y a la prensa como para que se retome

c)          Los temas deben tocar en alguna parte a otros actores para provocar reacciones

d)         Vaya 7 pasos adelante, anticipe todos los escenarios y prepárese para cada uno de ellos

e)          Si genera polémica, nunca pierda el control ni de su temperamento ni de la agenda

f)          Convierta una reacción del adversario en otra oportunidad para evolucionar en la polémica y seguirse manteniendo en control

g)         Usted debe medir el momento y operar cuándo debe dar por concluida la discusión bajo una regla: Sacar el mayor provecho de todo.

Estimado lector, ejemplos en el caso de la política mexicana de éxito podemos recordarlos, como por ejemplo Fox desde 1997 y hasta el 2000, cuando tomó por asalto un tema vedado por el priísmo, la sucesión presidencial. Recuerde el reclamo que el candidato Labastida le hizo en el debate al acusarlo de decirle “la vestida”, “chaparro”, etc. Y la más apabullante contestación de Fox que hasta en spot fue retomada para seguir minando al oponente.

Pero como no todo es el ejemplo de Fox, en días recientes también podemos observar un magistral manejo de la Agenda, con Humberto Moreira, que ha acaparado la nota a partir de su aplastante victoria para conseguir la presidencia del PRI y que a prácticamente 1 mes y días de que rinda protesta en el cargo ya tuvo un encontronazo con la mitad del Gabinete del Presidente Calderón, episodio en el cual los panistas se vieron reactivos y torpes. No pierda este tema de vista porque seguramente fue una probadita de lo que veremos en los siguientes meses.

Y finalmente, desgraciadamente hay muchísimos casos de fracaso en este tema y de esos, amigo lector, mejor no nos ocupemos en este artículo y lo invito a hacer un ejercicio de análisis y atención, porque esos casos pululan en el acontecer diario.

 

Artículo escrito por Jean Paul Huber, Consultor Asociado al Centro Interamericano de Gerencia Política.

 

[facebook]

Entradas Relacionadas