141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

México y la situación Latinoamericana (1° Parte)

¿Por qué es importante analizar el proceso que se desarrolla en América Latina en el marco del acontecer internacional?

Los diferentes movimientos sociales que ocurren en distintos países responden al malestar general de la población y a la necesidad de promover cambios políticos, sociales y económicos.

Veamos algunos ejemplos:

  • 2005

Disturbios en París y en otras grandes ciudades de Francia expresaban el descontento de las minorías de los inmigrantes.

  • 2008 hasta el presente

Protesta de estudiantes contra el gobierno de Sarkozy y la falta de perspectivas laborales.

  • 2011

Las protestas proliferan en España. El movimiento del 15-M considera que el sistema político y financiero es el responsable del estancamiento del país.

Los disturbios de Londres y el movimiento urbano han demostrado el descontento social que se vive en Gran Bretaña.

  • En Israel grandes concentraciones y manifestaciones marcharon en Tel-Aviv contra el paro, la precariedad laboral y el problema de la vivienda.
  • En Chile, miles de estudiantes se han manifestado en la capital, exigiendo un cambio en el modelo educativo impulsado por el gobierno de Sebastián Piñera.

A todo lo anterior, se suma a nivel internacional la problemática económica de Estados Unidos y de la Unión Europea (donde se destaca la situación crítica de Grecia, Portugal y España). Como consecuencia de esto, en la actualidad se vive un clima de incertidumbre:

  1. Frente a la desaceleración de la economía.
  2. A la fluctuación del dólar.
  3. A la inestabilidad de las bolsas del mundo.
  4. La posibilidad de una nueva recesión financiera en Estados Unidos y Europa.

En América Latina a partir de los ochenta los países comenzaron a enfrentar verdaderos retos en sus sistemas políticos debido a:

  1. Aplicación de reformas de primera y segunda generación.
  2. Desdibujamiento de los espacios políticos tradicionales.
  3. Reordenamiento de las economías nacionalmente controladas.

Esto ocasionó las siguientes consecuencias sociales:

  1. Surgió una nueva pluralidad social que se refugió en los movimientos sociales emergentes y en el protagonismo de la sociedad civil.
  2. Las organizaciones sociales tradicionales, actores y sujetos políticos comenzaron a verse limitados para institucionalizar las nuevas demandas y conflictos resultantes de la nueva situación económica y política.
  3. Se produjeron expresiones no formales de la política como el espectáculo y la teatralidad política.
  4. Se modificó la manera de pensar y hacer política que rebasó la jerarquía de las clases sociales y los límites marcados por la esfera pública y privada.
  5. Altos grados de inseguridad y violencia en las grandes capitales de la región.
  6. Manifestaciones y protestas callejeras.
  7. La amenaza del crimen organizado.
  8. El deterioro de las organizaciones sindicales.

Y todo esto generó como consecuencia principal la aparición de un clima de incertidumbre general que parece poner en entredicho la capacidad de los gobiernos para dar una respuesta eficiente y oportuna a la multiplicidad de conflictos que son característicos de las sociedades actuales del cono Sur y de América Central. Tanto es así que se habla en el día de hoy de “Sociedades de riesgo” para referirse a los países emergentes de América Latina.

Es evidente que la gestión pública en una situación de crisis no puede ser la misma que se aplica ante una situación de estabilidad política y de equilibrio económico. Es necesaria una capacidad gubernamental que permita compatibilizar resultados efectivos frente a la demanda social cada vez más amplia. La toma de decisiones se ve agravada por:

  1. Conflictos dentro del interior del aparato estatal
  2. Problemas de liderazgo.
  3. Déficit de legitimidad.
  4. El desprestigio.

En este ámbito también irrumpen los factores de turbulencia económica y política externos que perturban aún la serie de conflictos, convirtiendo el riesgo y la incertidumbre en una amenaza permanente para las sociedades de América Latina.

 

Elaborado por Dr. Edgar Jiménez Cabrera,
Miembro del Consejo Consultivo del Centro Político.
Para mayor información visite: www.centropolitico.org

Entradas Relacionadas

Comments (1)

Comments are closed.