141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

México y la situación Latinoamericana (2° Parte)

Análisis de la situación latinoamericana en el día de hoy

Es importante analizar la situación latinoamericana debido a que el horizonte y futuro aparecen impregnados de incertidumbre y por ello surgen muchas interrogantes sobre el futuro de la región.

Antes de hablar sobre el futuro es preciso hablar sobre el presente. Estos son los logros de América Latina:

  • Restablecimiento de la democracia.
  • Fortalecimiento de la democracia y sus instituciones en los países donde estuvo presente.
  • Crecimiento macroeconómico.
  • Estabilidad económica que hoy tiene un significado muy importante.
  • Se creó una institucionalidad al amparo de la reforma del Estado que permitió modalidades diferentes de la gestión gubernamental.
  • Transparencia y rendición de cuentas.
  • Bancos Centrales adquirieron autonomía y credibilidad.
  • Se estimuló el crecimiento económico y el consumo interno.
  • Estabilidad paritaria y reducción de la inflación.
  • Capacidad de producir decisiones, leyes, políticas públicas y acciones administrativas más eficientes y satisfactorias.
  • Se incluyeron en el lenguaje político conceptos como gobernabilidad y gobernanza como soportes de la calidad de gobierno y de las condiciones que hacían posible el ejercicio gubernamental.
  • Se consiguieron grandes avances en educación, salud, empleo y se redujo la pobreza y la indigencia (en el marco de la recesión podemos volver a tener más pobres).
  • Empezó a plantearse la gerencia estatal como la nueva forma de gestión pública o gubernamental.
  • Hubo reformas electorales y en muchos países se implementaron reformas de los sistemas políticos.

Al mismo tiempo que el Estado se transformó, perdió su esencia y perdió su consistencia política:

  • Se comenzó hablar del Estado como Gerencia Estatal viéndose involucrado en mediciones de calidad de la salud, educación, etc.
  • Se asumió el Programa del “marco lógico” sugerido por la CEPAL para usar indicadores de medición de logros y metas.
  • Surgió la “opinión de la Opinión Pública” que impulsó el papel de la Opinión Pública como garante de la legitimidad gubernamental.

Situación al finalizar el primer decenio de este siglo

  • El Estado empezó a ser entendido como promotor y regulador del desarrollo económico y social.
  • Los medios de comunicación se apropiaron de la realidad, asumiendo el liderazgo en el análisis de la misma.
  • La sociedad perdió la titularidad de la lectura y del análisis de la realidad.
  • La democracia no tuvo ningún proyecto político que la definiera: no se habló de democracia liberal ni socialdemócrata, o socialcristiana, populista o nacionalista.

Es por esto que en los años recientes la democracia ha sido considerada como un sistema de orden más que como una forma de vida. Como dice Beneyto, V., José, “La renuncia a toda doctrina y formación ideológica, suplantadas por nuevos dispositivos técnico- funcionales”, define hoy el sentido y orientación de la democracia.

Se fortaleció el centro político en el campo político y las opciones de derecha y de izquierda perdieron su importancia doctrinal.

En la década de los noventa se asumió un lenguaje definido por el mercado vigente hasta el día de hoy: “perturbación y turbulencia”, incertidumbre, desorden, riesgo, empantanamiento, etc. Con este lenguaje se explican situaciones políticas y problemas sociales y económicos emergentes. Muchos de estos factores fueron presentados como factores en los cuales América Latina no tenía ninguna posibilidad de incidir en su curso. Se promovió la decisión gubernamental desde el pragmatismo y realismo con visión de futuro, incorporando en esta visión los programas de alerta temprana, los mapas de riesgo y los de conflicto.

Elaborado por Dr. Edgar Jiménez Cabrera,
Miembro del Consejo Consultivo del Centro Político.
Para mayor información visite: www.centropolitico.org

Entradas Relacionadas