141 NE 3rd Avenue, Suite 400, Miami FL, 33132, USA

México y la situación Latinoamericana (4° Parte)

Consecuencias de la decodificación de las sociedades. México y la situación política Latinoamericana.

Como resultado de las reformas de primera y segunda generación y con el estado actual de las economías de post-recisión se produjo la decodificación de las sociedades:

  • Se desvanecieron los principios, los valores y los códigos sociales.
  • La sociedad perdió su cohesión y dignidad.
  • Surgió la informalidad política y social.
  • Frente a la diferencia de clases sociales se impuso el individualismo.
  • Frente a la clase social se impulsó la escala social por edades (mayores de 40 o 50 quedan fuera del mercado laboral).
  • El nuevo sujeto-referencia del Estado no es el pueblo sino una especie de reciudadanización del ciudadano tradicional.
  • La desconfianza de las instituciones hizo que el superávit de las políticas de gobiernos fueran una constante.

En esta circunstancia, en América Latina se han instrumentalizado los recursos estatales ante el problema de la representatividad:

  • Plebiscitos.
  • Referendos.
  • Asambleas constituyentes.
  • Referendos revocatorios, de ratificación, etc.

Se hace en la actualidad un uso indiscriminado de estos recursos de participación ciudadana. De las siete asambleas constituyentes,  en América Latina,  en los últimos años,  seis se han realizado en los países andinos. La explicación probable es que en estos países las instituciones son frágiles; existe un aumento de la demanda ciudadana y surgieron nuevos movimientos sociales.

En América Latina la geografía política se transformó sustancialmente, surgieron gobiernos de centro-izquierda y de izquierda en varios países:

  • Brasil: Luiz Inacio Lula da Silva y Dillma Russef.
  • Venezuela: Hugo Chávez
  • Argentina: Cristina Fernández de Kirschner.
  • Uruguay: Tabaré Vázquez y Mujica.
  • Perú: Ollanta Humala.
  • Chile: Michelle Bachelet y Sebastián Piñera.
  • Bolivia: Evo Morales.
  • Ecuador: Rafael Correa.
  • Nicaragua: Daniel Ortega
  • Paraguay: Fernando Lugo.
  • Salvador: Mauricio Funes.

Se destacan Brasil, Chile y Argentina que buscan desempeñar un rol protagónico y estratégico en la región cuestionando el tradicional liderazgo de México. En el pasado:

  1. México era la expresión política del nacionalismo latinoamericano y abanderado del Tercer Mundo.
  2. México expresaba los intereses y era el referente político para América Latina debido a la estabilidad de su sistema político y las características del Partido Revolucionario Institucional.
  3. México era el espacio de mediación en los conflictos regionales de Centroamérica.
  4. México era uno de los titulares del movimiento de los países No Alineados.
  5. México tenía una presencia cultural e ideológica en toda América Latina.

Brasil, Chile y Argentina  están actuando a nivel interno y externo con objetivos geopolíticos.  En ellos se observa una eficacia gubernamental sustentada en compromisos y acuerdos nacionales con visión  de futuro.

Dentro de la Comunidad Andina y el Mercosur, Chile desempeña un papel bastante significativo participando como país asociado y en general en el continente por el éxito del modelo vigente en ese país.

Michelle Bachelet de 54 años triunfó en las elecciones presidenciales de 2006 y tuvo en claro que su gobierno era objeto de permanentes exigencias por la importancia del país en el contexto regional. Según el diario The Washington Post, la presidenta Bachelet “no cuestionó las bases de la creciente prosperidad de su país, que son el libre comercio y las inversiones extranjeras”.

Además:

  • Se declaró partidaria de una construcción básica y gradual del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas).
  • Firmó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y con la Unión Europea en condiciones mucho más favorables que México.

Chile que cuenta con 15,6 millones de habitantes es uno de los países con mayor estabilidad económica y política de la región:

  1. 6% de promedio de crecimiento del PBI en la última década.
  2. Posee el sistema bancario mejor regulado que el resto de América Latina.
  3. Su balanza comercial depende en más del 60% de materias primas en la columna de ingresos.
  4. El cobre representa más del 40% de las divisas.
  5. La explotación pesquera, la industria maderera, la celulosa y la venta de frutas y hortalizas son grandes ítems de su oferta comercial.
  6. Su estructura productiva sigue relegando las aspiraciones de fabricar bienes con mayor valor agregado para dialogar  con los países industrializados.
  7. Tiene tratados comerciales con Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, China, Corea del Sur.
  8. Tiene acuerdos de comercio y complementación económica con toda América Latina.
  9. Están en marcha iniciativas de tratados comerciales con India y Japón.

Significativo para la región y probablemente para el mundo fue la creación de la “Comunidad Sudamericana de Naciones”, los días 8 y 9 de diciembre del 2004, en Ayacucho-Perú.

  • Lula da Silva es visto como el artífice político de esta propuesta.
  • Se permite visualizar la integración latinoamericana desde el sur y no desde el norte (ALCA) sobre los pilares del Mercosur  y de la Comunidad Andina (12 países de la región).
  • Los países del sur buscan priorizar los temas políticos antes que los económicos.
  • Se creó al mismo tiempo el Consejo Presidencial Sudamericano y el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores.

En el 2003 el nuevo espacio sudamericano generó:

  • Un comercio alrededor de 31 mil millones de dólares,
  • Las exportaciones totales superaron los 180,000 millones de dólares.
  • El PBI interno del conjunto de países alcanzó 974 mil millones de dólares.

Posteriormente se creó la UNASUR (Unión de Naciones Sudamericanas):

  • Posee contenido económico pero también objetivos políticos.
  • Fue ratificado por nueve países signatarios de la región.

 

Elaborado por Dr. Edgar Jiménez Cabrera,
Miembro del Consejo Consultivo del Centro Político.
Para mayor información visite: www.centropolitico.org

Entradas Relacionadas