Top #5: los debates que hicieron historia en la comunicación política

El primer debate televisado de John Kennedy y Richard Nixon constituyen el antes y después de la historia de los debates políticos en los Estados Unidos y en muchos lugares del mundo. Fue el factor televisivo el que logró un cambio drástico, a tal punto de convertirse en un común de la comunicación política actual.

Top #5: Ronald Reagan- Walter Mondale (1984)
Depositphotos_6988118_sEl 7 de octubre de 1984, Reagan aparecía en las encuestas con una popularidad del 54%, mientras que Walter Mondale parecía ser un candidato poco atractivo. Sin embargo, el ex vicepresidente se lució con una excelente facultad para la oratoria, dejando atrás al fuerte Reagan. Mondale estaba preparado y trató temas relevantes como la política doméstica con respuestas claras y concisas. El tema recordado, sin duda, fue el de la edad de Reagan, ya que Mondale alegaba que Ronald era demasiado grande como para seguir un mandato de cuatro años en el futuro. Pero todo cambiaría en el segundo debate cuando el republicano justificó su edad con una simple pregunta: “¿Cree usted que la edad es un problema?” y Reagan supo que había ganado.

Top#4: Barack Obama – John Mc Cain (2008)
El primer debate presidencial entre los candidatos estadounidenses Barack Obama y John McCain dejó en evidencia que ambos no eran tan diferentes. El debate del 26 de septiembre del 2008 fue un conflicto contrastante de palabras, campañas y estilos. Obama comenzó durante los primero diez minutos y solo una vez atacó a su adversario, según medios de comunicación, Obama y Mc Cain parecían coincidir en muchos asuntos.
Pero Obama practicaba el marketing de manera novedosa. Toda la campaña de Obama se basó en medios de comunicación no tradicionales, como las redes sociales. Su página de Facebook llegó a tener más de 19 millones de ‘’Me gusta’’. La flamante estrategia de Barack le otorgaría el 70% de los votos.

Top #3: George Bush – Bill Clinton (1992)
Los debates presidenciales de ese año fueron famosos ya que fue la primera vez que participaban tres candidatos y se eliminó el formato clásico del panel de periodistas que interrogaban a los candidatos, sustituido por un público participativo que podía efectuar sus preguntas.

El segundo debate fue el decisivo, el Presidente Bush debía a ir a la ofensiva contra el Gobernador Bill Clinton. Sin embargo, el presidente se encontró con la dificultad de hablar asuntos sobre temas domésticos y economía, sus puntos débiles. El predominio de la situación del Gobernador de Arkansas fue indudable durante el debate. Sobresalió su seguridad al hablar en público y su forma natural de expresarse.

Top #2: Barack Obama – Mitt Romney (2008)
Tres debates definieron el resultado de la reelección de Barack Obama en el año 2012. No obstante, el primero de ellos fue victorioso para el candidato republicano Mitt Romney, en el cual se mostró más audaz a diferencia de un Obama monocorde y poco emocional. Fue en el tercer debate donde el actual presidente demostró sus dotes comunicacionales para convencer a su público. Los portavoces de Obama dijeron que el presidente se mostró como un líder firme y contundente, mientras que Romney estuvo algo indeciso e incierto.
Entre sus cruces importantes Romney citó a Ronald Reagan para recordar que su adversario no cumplió la promesa de seguir el espíritu conciliador de su predecesor republicano y Obama citó a Abraham Lincoln para señalar la importancia del Estado como constructor de infraestructuras.

Top #1: John Kennedy – Richard Nixon (1960)
El 26 de septiembre de 1960 se transmitió por primera vez en la historia un debate televisado entre los candidatos Kennedy y Nixon. Dos puntos de vista surgieron de este evento histórico: las personas que lo escucharon por radio hallaron a Nixon como el triunfante, pero aquellos que pudieron apreciarlo por televisión, aproximadamente unos 74 millones de espectadores, vieron un joven triunfante en la política de aquella época.
De allí, la importancia del debate televisado; la imagen lo fue todo. Nixon había tenido un desgarro en la rodilla y se veía cansado y algo nervioso. La apariencia de Kennedy era distinta: se lo veía relajado y muy convincente con un lenguaje muy desenvuelto.
El resultado fue predecible: Kennedy obtuvo el 56.4% del voto electoral, Nixon se quedó con el 40.8%.